“…El supremo instrumento del médico es la silla…” (Dr. D. Gregorio Marañón)